Saltar al contenido

Regar en forma adecuada nuestra planta de aire

Uno de los aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de tener plantas a nuestro cuidado es el hidratarlas de la manera adecuada. Algunas necesitarán grandes cantidades de agua, mientras que otras con cuotas muy reducidas se verán satisfechas.

Remojo de planta de aire
Fuente de la imagen: airplantcity.com

En el artículo de hoy te traemos una completa guía de cómo regar adecuadamente tus plantas aéreas. Así la hidratación nunca será un problema para ellas.

¿Qué tipo de agua debo usar?

El primer punto a tener en cuenta es qué tipo de agua puedo utilizar para regar mis claveles de aire. Pues es una respuesta bastante simple.

riego de planta de aire

Estas plantas en estado natural obtienen parte de sus nutrientes mediante las aguas lluvia, es por ello si puedes recolectar y almacenar este tipo de agua es ideal. Aunque sabemos que en algunas estaciones del año o en determinados lugares será difícil usar esta, por lo que te traemos un par opciones adicionales.

La segunda mejor opción es el agua de manantial o lago. Y en la última instancia podrías usar agua del grifo, aunque esta no es la ideal.

Debes evitar a toda costa el uso de aguas demasiado duras (altas concentraciones de minerales) y del agua destilada. El utilizar este tipo de agua para regar tus plantas es igual a regarlas con veneno.

3 métodos para regar tu clavel de aire

Existen muchos métodos en los cuales podrás hidratar tus plantas, en este caso te traemos los que a criterio de nosotros son los más fáciles y útiles de implementar.

El método del volcado

Esta es una manera en la cual las plantas que requieren de menos agua pueden ser regadas sin arriesgarnos a su pudrición. Consiste básicamente en llenar un cuenco con agua y sumergir nuestra planta en reiteradas ocasiones.

Esto lo debes repetir hasta que visualmente notes que la hidratación es la correcta. Luego, deberás sacudir suavemente las hojas para quitar el exceso de agua, finalmente lo dejarás en una zona con excelente ventilación para asegurar el secado total de nuestra planta antes de ponerla en su lugar definitivo.

El método de la pulverización

Con esta forma de regar nuestras plantas, se busca el simular una lluvia natural. Asegurándonos de que toda la planta ha quedado saturada de agua.

Esta es una manera bastante eficiente de regar grandes cantidades de plantas aéreas. Ya que los otros métodos son poco prácticos si se deben aplicar a muchas plantas.

A pesar de los potenciales beneficios, es una manera más riesgosa de regar nuestras Tillandsias, ya que no podemos asegurar que toda el agua se seca. Esto puede producir pudrición en nuestra planta, así que mucho ojo al utilizar esta técnica de riego.

El método del remojo

Este es el método más simple de asegurarte que tus plantas obtienen suficiente agua. El método consiste en dejar en remojo nuestra planta en un recipiente por un periodo de tiempo entre 15 y 20 minutos.

Una de las principales desventajas de este método, es que, si lo haces con varias plantas a la vez, puede ser origen de contaminación con hongos de manera cruzada. Por lo que si notas que una de tus plantas tiene posibles signos de hongos, será conveniente que realices la hidratación de manera separada del resto de claveles de aire.

Con qué frecuencia se debe regar una planta de aire

La frecuencia en la que deberán ser regadas tus plantas dependerá en gran medida de la época del año en la que nos encontremos y de la temperatura ambiente.

frecuencia de regado planta de aire

Lo ideal es generar una rutina de regado para tus plantas, atendiendo a los factores estacionales y a los signos visuales que tu propio clavel te irá dando en el tiempo.

Un buen punto de partida es comenzar con los riegos una vez a la semana y ahí observar cómo reacciona tu Tillandsia. Recuerda que siempre es más fácil solucionar una falta de agua que la pudrición de ella.

Tips a tener en cuenta al hidratar tu Tillandsia

  • En el caso de que el agua del grifo de tu ciudad use cloro para ser purificada, deberías dejarla en un cuenco por un par de horas para que este se disipe. En el caso de que usen cloramina, debería ser filtrada para quitarla del agua.
  • Prioriza el hidratar tus plantas por la mañana, ya que por las noches ocurre un proceso de “respiración” en tu planta y mientras más seca se encuentre, mucho mejor será dicho proceso.
  • Quita en forma cuidadosa el exceso de agua que pueda quedar en las hojas de tu Tillandsia.
  • Tu rutina de riego sufrirá cambios dependiendo de la estación del año en la que te encuentres. En invierno generalmente tus plantas necesitarán menos agua, a excepción de aquellas que se encuentren cerca de fuentes de calor intensas como son las calderas, estufas, chimeneas, etc. En estos casos, debes vigilar muy de cerca la resequedad que se pueda generar.
  • Un signo clásico en casi todas las especies de plantas de aire de que les falta agua es que las hojas comienzan a enroscarse hacia adentro. Podrás notar de manera simple si les falta agua o no a tus Tillandsias.